6 de julio de 2009

Lo difícil es mantenerse

dejé mi corazón enterrado en las nieves perpetuas

traté de subirme al último vagón en marcha

sin saber si me llevaba al destino adecuado

vi pasar ante mí las oportunidades que más brillaban

aprendí que las heridas no se cierran solas

me volví un experto en deshacer nudos

olvidé dar la vuelta a los relojes de arena

acaricié las llamas un poco más de lo debido

intenté escapar de las emociones precocinadas

no regué las flores a tiempo

cuando más silenciosamente lo pedían

y disfruté del desierto por una temporada

me transformé en río y mis aguas se evaporaron

cuando regresé seguía siendo

ese niño que sonríe en la fotografía

como si no tuviera miedo a recorrer el alambre

así que abrí la maleta sobre la cama

y descubrí que estaba vacía

y que todo

Todo

se había quedado aquí

dentro

9 comentarios:

[M] dijo...

Y a mi que estos versos me hacen pensar en My blueberry nights...

Grandes palabras, grandes.

pao dijo...

Mejor no saber si el destino es adecuado o no. El cosquilleo en la boca del estómago al dejarse sorprender es una de las sensaciones más enloquecedoras que conozco.

Insthar dijo...

Me gusta como escribes....
Como saber en cada momento que lo que hacemos esta bien o no? Es un riesgo ,una apuesta que tenemos que estar dispuesto a jugar.
Las vivencias mejor guardarlas bien en el cajon de tu memoria ..pues las maletas se pierden en los aeropuertos,jeje.
UN beso

Estepa Grisa dijo...

Y seguramente cada una de esas vivencias te ha dejado una cicatriz. Yo ya dije hace tiempo que me perdí en el momento en que dejé de sonreír en las fotos, y ahora poco a poco me voy encontrando a trozos.

Sí, Bon Iver es... es... increible, es perfecto.

Alma dijo...

Me gusta tu inventario de niño que aún sonríe en la foto, de último tren, de desierto y río, de maleta vacía, de mirar a tus (adentros). Funámbulo, equilibrista sobre el papel.

Un abrazo

Alma

Beatriz dijo...

No importa el destino, sino si vas a volver.
Me gustan tus versos, te agrego a mi lista de blogs para visitar, un saludo!

Pamela Bram dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pamela Bram dijo...

Ni importa si estén en verso o en prosa tus palabras, ni el día en que yo me siente a leerte.
Sigues siendo emocionante.

Grace en el País de Las Maravillas dijo...

Me he acordado de esa novela de Roger Wolfe: Mi corazón es una casa en el fondo de Infierno ( título que creo que tomó prestado de unos versos de Luis Rosales, pero no estoy segura)