20 de mayo de 2004

pequeñaguapaymorena

Leí tu nombre en el periódico, agenda y espectáculos. Olvidé preguntar los horarios de autobuses. Borré con el pie los garabatos que había hecho en la arena. Desnudé el álbum de las fotos robadas. Me puse tan nervioso como solía ponerme antes. Pedí una cerveza para tener las manos ocupadas. Te vi distinta pero igual, y recordé lo que es sentirse vivo. Sonreí la primera vez que me miraste, y la segunda, y todas las demás. Me temblaron las piernas en el cambio de tono tras el puente. Me marché tras el último acorde. Subí las escaleras del bar de tres en tres, oídos sordos. Respiré profundamente al salir a la calle, treinta y siete grados. Llegué a casa y te empecé a escribir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. »