14 de septiembre de 2009

collage / Poor old johnny ray...

Los peces amaestrados nos miran con asombro fingido desde el fondo del estanque, y la última luz de la tarde nos permite observar el ritmo lento con el que los pájaros se entretienen para no llegar nunca a tiempo. Recorremos el laberinto de dentro hacia fuera, contando los pasos en un juego inventado sobre la marcha. Los chicos sonríen y preguntan por el líquido de las botellas que hay en la estantería más alta. Los ángeles quieren utilizar tus zapatos rojos y las tazas de café descansan junto a las libretas de colores; algunas de ellas están vacías y otras guardan tesoros y vidas aún sin estrenar. La hierba recién cortada dibuja líneas sobre la palma de tu mano, y una hoja seca cae entre nosotros junto a la balaustrada. También hay una chica con los ojos más verdes del mundo, y el plano arrugado de una ciudad junto al mar. Son pequeñas instantáneas, algo así como recortes de revistas en una peluquería llena de ruido, una escena de cine mudo proyectada en el tambor de una lavadora. La lluvia y el sol te harán sentir cualquier cosa que les pidas, o nada en absoluto, si es lo que deseas. Y ninguna emoción tiene vida propia, sólo nosotros podemos hacer que el tiempo que compartimos merezca la pena. Así que nada de malas caras, porque ningún momento podrá intentar parecerse a éste.

5 comentarios:

Elena -sin h- dijo...

Nunca he conseguido hacer un collage completo. Siempre me quedo con ganas de seguir, de no parar, como si no pudiera llegar a completarlo nunca...

Estepa Grisa dijo...

Estas hablando del parque del laberinto de barcelona? o sólo me lo parece a mi?

Godfan daginn queda perfecta, y diría lo mismo de Fljotavik si no fuese porqué él mismo escogió ser Vidrar vel til loftarasa hace ya mucho tiempo.

Beatriz dijo...

Es increíble lo mucho que me gustan tus textos, tanto, que los releo una y otra vez. Saboreando cada palabra. Y no puedo hacer otra cosa, que darte las gracias por poder disfrutar de un ratito leyéndote. Un beso.

geheugen dijo...

Formado por las instantáneas que se presentan tras cada parpadeo,
tu collage dibuja tu pasión por la vida,
tu vocación de amante, tus líneas de ternura y
una poesía profunda que habíta en vos como en la propia casa.
Gracias por estas letras llenas de imágenes
y por estas imágenes llenas de poemas.

Estepa Grisa dijo...

Cómo no he podido reconocer antes mis própias palabras?
Luego me quejo de que la gente no acaba de entenderme, y yo no sé ni leer.