3 de septiembre de 2009

bewilderbeast

Siempre guardo una bala en la recámara; como la tabla que siempre encuentra el náufrago y a la que se agarra poniendo todas sus esperanzas en ella. Y aunque lo intento, no hay combinación de palabras que consiga rozarte, siempre me quedo a unos centímetros de ti, y tengo que limitarme a contemplarte eléctrica y luminosa al otro lado. Pero al menos sé que estás, que la marea no se llevará lo compartido; viniste una vez y fue para quedarte. Tú sonriendo con el cuentacuentos, yo sintiéndome un poco como si fuera un caballero andante en una leyenda con final feliz y un dibujo cada tres páginas. Repaso cada fuego que prendimos y me entretengo en escribir nuestra historia en las paredes, en el suelo. Aquí la música también tiene algo de lazo, y aún me estremezco al imaginarte detenida en el estribillo de todas las canciones con las que desayunamos aquella mañana de sábado, antes de bajar las escaleras de la estación. La guitarra que no toqué, la vida entrevista a través de un filtro verde y otro rojo. Ahora ha pasado el tiempo y recorro tus letras con la misma intensidad: los silencios entre nosotros son sólo pausas para tomar aire y volver a reír a carcajadas.

10 comentarios:

Estepa Grisa dijo...

Una bala en la recámara siempre tiene dos opciones. Puedes matar al otro, o puedes matarte a ti.

ele* dijo...

la música q tienes puesta acompaña de maravilla lo que escribes. ( k por cierto m ha gustado mucho ). A veces, me sorprende lo bien q escribís algunos chicos.

Lucía Corujo dijo...

"(...) no hay combinación de palabras que consiga rozarte", bonita descripción de una distancia que, aunque no lo sea físicamente, parece insalvable.
Un saludo

Veronique dijo...

la ultima frase me ha llegado muchísimo...me ha llenado más que todo el escrito anterior, perfecta.
;)

Anónimo dijo...

Prefiero quedarme con todas las frases...

...al menos en este momento y en este escrito.

Beeeeeeeeeeso

geheugen dijo...

Una descripción poética y emocionada de recuerdos que se tejen frente a tu mirada perdida como una delicada red de gotas de rocío.
Leerte llena de sensaciones, y promueve recuerdos propios .
Un verdadero placer.

(Que el silencio se apaque pronto para que vuelvan a prenderse las carcajadas.)
Saludos

Angus dijo...

Bonito. Me gusta, es poético.

~Blackwings~ dijo...

y es asi como el tiempo demuestra ser un caballero, deja que perdamos cosas... pero te de la posibilidad algun dia de recuperarlas.

Estepa Grisa dijo...

Cómo llegaste al Campo del Violín??
Qué gracia! ese blog lo inicié con mi hermana hace mucho tiempo, y al pobre lo dejamos abandonado.

Anónimo dijo...

Sencillamente genial.
Saludos.