29 de noviembre de 2007

Keith grita You got the silver

y como siempre, dice la verdad. Tú te estremeces como una lágrima recién nacida, sólo una, porque no hay espacio para dos en este rincón del mundo. Me dejo llevar con cada uno de esos gestos diminutos que tan sólo tú interpretas como si estuvieras sobre un escenario, esas pequeñas sonrisas que vas dejando aquí y allá y que hacen que cada semana comience siempre en festivo. Nos arrastramos corriente abajo, entre la gente que pasea despreocupada, y me detengo un instante en un giro de tu flequillo; por cierto, mejor con flequillo. Y no hay mucho más, simplemente van pasando los segundos y no nos damos cuenta, ni siquiera nos importa, porque no tenemos nada mejor que hacer. Ni aunque pudiéramos hacer lo que nos apeteciera, cambiaríamos de postura. Llámalo como quieras, pero es el tiempo de las fresas, y merece la pena atrapar la ola mientras todavía somos capaces de reconocernos en los escaparates, sin que aparezcan voces en off ni se estropeen los colores de mi bufanda de mil rayas, ni desaparezca para siempre tu forma de mirarme. Cuéntame algo que nunca haya ocurrido, invéntanos un pedacito de futuro incierto. Detengamos el tiempo, y las puertas de embarque quedarán huérfanas del olor de tu pelo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿"...hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió..."?

Maria dijo...

Deberías pasarte por este fotolog, porque esta chica está copiando todos tus textos como si los escribiese ella misma.


http://www.fotolog.com/emotionssss

Lo malo de internet es que existe gente así.

Saludos!

Anónimo dijo...

Me gusta mucho todo lo que escribis!
Paso de vez en cuando a leer..
Saludos!

danie.librant@hotmail.com dijo...

Me gusta mucho todo lo que escribis!
Paso de vez en cuando a leer..
Saludos!