11 de abril de 2011

sobre fuerzas conservativas y no

Me hablas de un instante concreto, de un día cualquiera de hace unos años, antes de que la ola empezara a abrazar la piedra, y me sorprendo cuando tengo que hacer un esfuerzo para recordarlo, como si lo hubiese envuelto la niebla del tiempo. Imaginar de nuevo el escenario, los personajes; construir la secuencia desde cero. Hay tantas cosas que han cambiado, sentimientos que dan unas cuantas vueltas, nos miran a los ojos y un día dejan de existir, sin más explicaciones. Y no puedo evitar preguntarme por la capacidad de almacenamiento de emociones que tenemos, cuando cada día es una celebración, una colección de momentos que etiquetar y recordar, pequeñas fotografías que van cubriendo las paredes de mi corazón, desde el suelo hasta el techo, como diminutos azulejos, todos diferentes; formando una estructura completamente nueva, algo que nunca antes había estado ahí.
Pronunciarte siempre fue una forma de redescubrir el mundo desde este lado, en el que no existe la gravedad y la luz entra por todas las rendijas. Si el trabajo para desplazar una partícula entre dos puntos fuese independiente de la trayectoria seguida, no tendría ninguna importancia el camino recorrido desde la primera vez que nos vimos hasta esta fotografía torpe, movida, en la que estoy dibujándote con trazos imaginarios mientras te recoges el pelo sobre la nuca. Nuestra forma de querernos siempre fue diferente, nunca tomamos el camino fácil, y evidentemente, si no nos hubiéramos perdido nunca habríamos llegado al mismo punto de destino. Si no hubiéramos saltado en ningún momento; si no hubiéramos coincidido en la profundidad inhóspita, en la travesía del desierto que nos estremeció en etapas diferentes. Tan cerca el uno del otro que parecíamos incapaces de vernos.
Y ahora alza el vuelo un poco y míranos en perspectiva: completamente embriagados, rodeados de esquejes de nuestro universo, que empezó siendo una cáscara de nuez a merced de la tempestad, y poco a poco ha ido creciendo; está en constante expansión, cubriéndolo todo, como la vida va dejando sus pequeñas pinceladas en los rincones cotidianos, para recordarnos que hemos detenido el tiempo y estamos ahí, abrazados, apurando cada paso. Creando algo.

7 comentarios:

manolilloc2c dijo...

un texto precioso, y una narrativa especial... cuanta envidi me provocas, enhorabuena

Prudencio Hernández Jr dijo...

dibujas mi vida en momentos cumbres..y no puedo de dejar de derramar lagrimas..que son solo recuerdos..

Estepa Grisa dijo...

si es abrazados, está bien :)

Clementine dijo...

Me subes al cielo y me bajas con tus palabras. Afloras recuerdos y me haces soñar. Me ha emocionado el ultimo parrafo..
:)

Nicamum dijo...

AAAAAAyyyyyy...

Beauséant dijo...

hay cosas que parecen tan naturales, tan sencillas, que no nos damos cuenta de lo milagroso y extraño que es que se produzcan...

peter dijo...

bueno