24 de septiembre de 2010

boceto (sólo somos memoria)

te vuelves hacia la pared para decirme,

puede que cuando vuelvas yo ya no esté
y de mí sólo queden sombras frías, miradas perdidas
que perduren mucho más de lo que quisieras
y sólo desaparezcan cuando todo esté por fin seco

entonces los recuerdos se volverán fugaces
como el plano y contraplano que dibujábamos ayer,
como los cortocircuitos superficiales que provocamos:
involuntariamente letales,
alquimia inmóvil que no podemos controlar


hasta ese momento naufragaremos cada mañana
interpretando el papel que mejor nos va;
tratando de engañarnos en serio, sembrando sal a cada paso
llenando las maletas de polaroids desenfocadas
como dos náufragos que niegan su condición


quédate sólo un rato más


mintamos

sólo una vez más



desde el principio

7 comentarios:

Beauséant dijo...

mentirse a uno mismo..

al final esa parece la única manera de levantarse de la cama, ¿verdad?

Elena -sin h- dijo...

Has sido tan certero que ahora no soy capaz de encontrar el punto de escape por el que no dejo de sangrar..

Salomé dijo...

Inventar finales sin tener comienzos...

la hija de caronte dijo...

joder, cada vez me gustan más tus textos :)

Lucía... dijo...

Ufff! Hermoso texto!
Muchas gracias por tu comentario en mi vaso! Ya estaré regresando pronto!

Un gran beso, con gotitas de agua!

L.-

--andreea dijo...

La memoria es infiel. Pero siempre habrá ese "algo" que jamás cambiará.

"Puedes intentar olvidar el pasado, pero no lo que te enseñó".

(:

--andreea.

Aziza dijo...

Me gustó mucho, me dejó con una rica nostalgia.