23 de agosto de 2010

dachshund

volvemos a las noches rápidas, a las derivas controladas en las que cuando estás a punto de rozar el barro consigues remontar el vuelo, tan sólo lo necesario para estrellarte un par de metros más allá. noches en las que las falsas treguas nos persiguen como los mapas viejos, los libros que nunca volvieron, los planes b que no funcionaron. con todo el tiempo del mundo para aprender a su sombra, pensando, te romperá el corazón una y mil veces y volverás a intentarlo, qué otra cosa sabemos hacer, alguien decidió que esto estaba bien y aún estamos girando en el carrusel. al menos esta noche las estrellas han salido a saludarnos, y hay música, vino y risas, y todas las cicatrices parecen esconderse en el humo, esperar a que llegue el tiempo de las manzanas y bajemos la guardia un instante. entonces se acerca y te susurra, árdeme, y no sabes muy bien a qué se refiere pero estás deseando hacerlo, perderte en uno de esos collares con nudos que nunca antes habías visto, no aprendiste a disimular ni a mentir, y ves que sonríe de esa forma que lo es todo, es algo definitivo y a lo que podrías asirte en la tempestad. y sabes de sobra que después hablarán las llagas, que todas las piedras que necesitéis para construir la fortaleza se volverán arena, pero ahora no, ahora hay electricidad en el ambiente, y de repente, sin darnos cuenta, vemos el sol aparecer, y suena la última canción. no importa lo rápido que corramos, las noches rápidas siempre consiguen sacarnos dos cuerpos de ventaja: el tuyo y el mío.

8 comentarios:

Elena -sin h- dijo...

A veces tengo la sensación de que consigues leerme la piel.

Insthar dijo...

Uff, por esa noche de electricidad ,por esas noches de quemarse en el infierno...son muchos los dias en la enfermeria del corazon...
Habrá algún metodo para hacerlas más lentas? jeje.
Me encanta lo que escribes..
Un saludito

Meme dijo...

¿Y merece la pena la electricidad para luego descubrir las llagas y la arena? Yo aún no lo sé. Estas sensaciones me dan miedo, no las comprendo y me hacen un lío de collar de nudos...

Anónimo dijo...

¿Qué pasó con tus mayúsculas? ¿Se las comió el perro?

Beeeeeeso

PD: Por cierto, el formato me gusta, pero lo tuve que ver un par de veces antes, me vuelvo cada vez más reacia a los cambios con el tiempo.

Anna Liebheart dijo...

la electricidad contiene parte de lo que somos, nos subraya y nos demuestra que la noche siempre fue el mejor momento para ser nosotros mismos. Algún día ya no será necesario correr sino quedarse.

La hija de Caronte dijo...

siempre logras sorprenderme con tus palabras, muás

peter dijo...

las noches rápidas tienen dos salidas, la primera surfearlas. la segunda pegarse una ostia e ir a remolque.

surfeas bien

eclipse de luna dijo...

Lo que realmente importa es intentarlo aunque se llene el corazon de cicatrices..

Besos.
Mar