9 de junio de 2010

Salvation Blues

La chica estaba allí subida, como si no fuera con ella. A su alrededor todos miraban al escenario, o iban y venían de la barra con copas. Ella había conseguido sentarse un poco por encima de las cabezas de los demás: sus zapatos blancos quedaban un metro más abajo, y movía los pies descalzos lentamente, al ritmo de la música. En cualquier caso, se comportaba como si estuviera lejos de todo, en una especie de burbuja inalcanzable desde el mundo real. Parecía haber aterrizado allí por casualidad; a veces sonreía tímidamente, echaba un vistazo desde su atalaya y volvía a cerrar las escotillas. Estuvo así durante todo el concierto: rozándose el pelo corto y moreno con una mano, mientras con la otra dibujaba en el aire cada canción, un disparo seco en mitad de la noche. Yo pensaba en las chicas de las películas de los cincuenta: siempre tan frías, siempre de vuelta de todo. Ella tenía algo de eso, pero iba un paso más allá. Hacía que el juego, la música, las luces, todo girara en torno a ella sin pretenderlo.
Entonces pensé que tal vez un blues no era tan mala opción como puerta de salida de otro blues. Una alternativa al viento, a las palabras encadenadas. A los mensajes encriptados y esas cervezas que siempre nos prometíamos pero que se quedaban ahí. Junto a tus pies descalzos.

11 comentarios:

Estepa Grisa dijo...

Eso debe de ser bueno!

Pues tú siempre cumples mis expectativas :)

Paola Vaggio dijo...

¿Dónde está esa chica?!

Insthar dijo...

Hummm, creo que por un instante he estado en el mundo de la joven...que buen rollito ,que bienestar...eso es lo que me ha despertado tu relato...ains, igual es que a mi tb se me va la fresa a otros lugares..jeje
Un beso

Liberté· dijo...

Me encanta dibujar la música en el aire.
Besos

eMiLiA dijo...

Muy bueno.

Gracias por la visita.

Saludos!

Espérame en Siberia dijo...

¡Olé!

Grace en el País de Las Maravillas dijo...

Los blues siempre son una buena alternativa...

Yo dijo...

¿Se quedó en la observación? jazz de fondo y la imaginación toma las riendas. Yo también me he quedado con ganas de más.

Irene dijo...

Muchísimas gracias...yo me he quedado con una sonrisa melancólica en la cara al leer el tuyo...es precioso!

La hija de Caronte dijo...

a quién no le gustan un blues como opción a? :)

Perssef Violh dijo...

Bien! excelente narración.. me encantó!