25 de febrero de 2008

era tu boca

Solamente podía ser ella, sólo ella tenía la suficiente personalidad propia y capacidad de decisión. Tardé en descubrirlo, pero al final de todas las escaleras de incendios, cuando se acababan las puestas de sol y hasta las manos se quedaban sin vocabulario propio, era tu boca la que aparecía salvadora, como un reloj de arena que nunca termina. Y no necesitaba notas en las paredes, ni señales en cualquier escaparate, porque tenía la certeza de que el que permanece en pie cuando suena la campana es el único que se lleva la recompensa. Nos acompañaban los disparos al otro lado del espejo, un coche que acelera, carreras y algún grito, como en aquella sala de cine tan mal insonorizada, y tu boca sonreía hecha un neón parpadeante, en plena esquina de Broadway con la 42. Afortunadamente yo había reamueblado mi alma de los pies a la cabeza y me moría de ganas de verte bajar del autobús, coger tu bolsa, pronunciar hogar, dulce hogar, y abrazo interminable. Se multiplicaban los motivos para estar vivo, con la velocidad supersónica con que tu mano se proyectaba hacia la mía, y los demás nos miraban de reojo, un calendario besaba la lona, crecía la música y bajaba el telón. De repente el silencio se hacía carne, y ya nadie era capaz de moverse de su butaca. Tan sólo tu boca era capaz de construir catedrales de la nada.

Al llegar el día, con las primeras luces, tu boca se apagaba para dar paso a la realidad más gris y absurda. Allá abajo bullía el tráfico, las sirenas y los teléfonos. Entonces cerraba mi ventana y corría las cortinas, para tratar de taponar mis heridas con algo más cercano que el edificio de enfrente. Amanecía un martes cualquiera en Broadway con la 42.

4 comentarios:

Elena -sin h- dijo...

Broadway con la 42 puede ser tantas veces un lugar que a veces se olvida que es una sensación que cada uno enlazamos a unas coordenadas.
Quiero colgar en mis paredes verdes ese mapamundi de bocas con mirada de mañana.

Narval dijo...

Llegué a tu blog de pura casualidad pero creo que volveré por aquí de vez en cuando. Saludos desde otro abismo.

Beauséant dijo...

los amaneceres son siempre iguales, da igual el lugar, por eso siempre nos refugiamos en anocheceres.

Alma dijo...

Regreso siempre a tu blog, como una ladrona de puntillas y camuflada, me encanta como escribes, me gusta leerte, uno puede visitar todos esos paisajes que tú pintas.