3 de diciembre de 2008

a la chica que nunca se convertirá en sal

Porque al fin y al cabo tan sólo se cruzan dos tipos de personas en tu vida: las que te mereces y las que no. Lo complicado es encontrar el equilibrio, que el viento no te haga volcar y atravesar la delgada línea que separa tu percepción de la realidad del centenar de fuegos artificiales explotando allá arriba. Mientras tanto piensas, ojalá todo pudiera alinearse de forma que fuésemos capaces de ver a través del mundo; como quien trata de encontrar la salida del laberinto entrecerrando los ojos. La vía láctea no es suficiente recompensa para los forajidos que te persiguen, porque el riesgo de que todo se venga abajo cuando no estés atenta es demasiado alto. Intentarán derribarte, hacerte desaparecer hagas lo que hagas. En el instante en que los dados giran por última vez antes de aterrizar, decides hacer balance. Miras hacia atrás y encuentras cristales rotos, un exceso implacable de noches muertas como un contrato firmado con tinta invisible. Pero este es el momento de buscar el punto de apoyo adecuado; la fuerza interna que te permita girar el timón. Tal vez sacar aquella bufanda del armario.
Ellos piensan que no serás capaz. No les des esa satisfacción.

8 comentarios:

Tormenta. dijo...

Ya estás por aquí! ya era hora, hacía tiempo que no escribías, me encantó el relato como siempre..
Qué piensen ellos lo que quieran, ella sabe de lo que podrá ser capaz! porque el amor todo lo puede,eso creo..

Besos guapo!.

Nat dijo...

Te he robado dos frases para cuando tenga ocasion de decirlas, pero dire que no son mias GRACIAS

Elena -sin h- dijo...

Últimamente disparas directo a las aurículas y ,claro, me dejas sin sangre y sin respiración.

Tulipanes Amarillos dijo...

Hola,me gusta mucho lo que escribes me he leido casi todas tus historias,me encantann!!!pues nada sige escribiendo asi de bien;)

Beauséant dijo...

ellos pueden pensar lo que quieran, al fin y al cabo son arquitectos del fracaso, pero en tus manos queda darles o quitarles la razón.

Tormenta. dijo...

Jesús guapo, con el tiempo que hace que te leo, que menos que desearte una muyyyyyyyyyyy feliz navidad (a pesar que a mí no me gusta);)

Te echo de menos;)

un beso grande chico-guapo! y felices fiestas!.

Estepa Grisa dijo...

te echamos de menos

Anónimo dijo...

¿Y el post de año nuevo?, no me esperaba uno navideño, pero venga hombre, estrene, que al menos 2009 es un buen número.
Beeeeeeeeeso